Lokos y Xifladas

Lokos y Xifladas

jueves, 5 de marzo de 2009

Que vaina, si el venezolano es tan Chevere....!!!



Reflexiones de carlos Sicilia:

La creencia general anterior era que Carlos Andrés Pérez no servia. La creencia general actual es que Chávez no sirve. Y, cuando pase el tiempo, la creencia general será que el que venga después de Chávez tampoco estará sirviendo para nada. Por eso estoy empezando a sospechar que el problema no está en lo alcohólico que haya sido Lusinchi o en lo balurdo que sea Chávez. El problema está en nosotros. Nosotros como pueblo. Nosotros como materia prima de un país.
Porque pertenezco a un país donde la viveza es la moneda que siempre es valorada mas que el dólar. Un país donde hacerse rico de la noche a la mañana pegando un Kino es una virtud más apreciada que formar una familia a largo plazo.
Un país donde una persona tranca la salida del garaje de una casa, y, si uno toca mucha corneta para llamar la atención del abusador y hacer que aparezca a retirar su vehiculo, entonces esa persona llega y se molesta y le reclama a uno la presión y el corneteo, como si el infractor fuese uno y no ellos.
Un país donde un par de señoras pueden recorrer todo un supermercado, y, mientras compran, hablar pestes de la moral del gobierno y del incumplimiento de las leyes, y de lo terrible de tales o cuales medidas, pero después, a pesar de que su carrito tiene 27 artículos, se hacen las paisas y se meten disimuladamente en la cola que es "para un máximo de 10 artículos" y si uno osa reclamarles o quejarse ante el gerente uno queda ante ellas y ante los demás como un sapo y un soplón, solo por intentar hacer cumplir una norma tan sencilla.
Pertenezco a un país donde, lamentablemente, los periódicos jamás se podrán vender como se venden en EEUU, es decir, poniendo unas cajitas en las aceras donde uno paga por un solo periódico Y SACA UN SOLO PERIODICO DEJANDO LOS DEMAS DONDE ESTAN. Porque si aquí los vendieran así, El Nacional y El Universal quebrarían en solo 3 meses.
Pertenezco al país donde las empresas privadas son librerías particulares de sus empleados deshonestos, que se llevan para su casa, como si tal cosa, resmas de papel, bolígrafos, carpetas, marcadores, y todo lo que pueda hacer falta para la tarea de sus hijos.
Pertenezco a un país donde el turismo no progresa, no porque no tengamos bellezas naturales que mostrar sino porque nos cuesta conseguir venezolanos para los cuales la hermosa profesión de servir y atender visitantes no sea considerada una vejación y una humillación.
Pertenezco a un país donde la gente se siente triunfal si consigue a buen precio la tarjeta chimba de DirecTV, donde la gente inventa como García Márquez a la hora de llenar sus planillas del SENIAT para no pagar impuestos, donde a Carlos Andrés y a Lusinchi no les reclama ningún medio el que estén viviendo fuera del país disfrutando de lo que robaron, o donde hay que calarse a Chávez hablando de una revolución que es solo para engordar el bolsillo de los militares que, de otro modo, se animarían a tumbarlo.
Pertenezco a un país, donde hay que dejar pasar al "vivo" que, en una cola mas o menos ordenada, adelantó por el hombrillo a quince o veinte carros que, por “idiotas”, no se metieron por el hombrillo antes que él.
Un país donde, desde hace 40 años, un vehiculo sufre mas daños y sale peor parado después que es recuperado por la policía que cuando lo roban los ladrones.
Un país donde cualquier persona puede hacer una fiesta y poner música a volumen pornográfico toda la noche, sin que haya nadie que proteste ni autoridad alguna que les haga apagar esa música ni siquiera a las cinco de la mañana.
Pertenezco a un país donde colearse es una institución. Donde todos vuelan a robarse llamadas en un teléfono publico cuando se corre la voz de que se ha quedado "directo".
Un país de gente que esta llena de faltas, pero que disfruta criticando a sus gobernantes, sean adecos, o sea Chávez, porque criticar a los adecos o criticar a Chávez, crea una ilusión psicológica que aparentemente eleva la estatura moral y espiritual del que critica. Mientras mas le digo rata a Carlos Andrés Pérez, mejor soy yo como persona, a pesar de que apenas ayer me consiguieron todas las preguntas del examen de matemáticas de mañana. Mientras mas le digo desgraciado a Chávez, mejor soy yo como venezolano, a pesar de que apenas esta mañana me quede con el vuelto de 10 mil bolívares que me dio la señora del abasto a pesar de que yo le pague con un de cinco mil. No. No. No. Ya basta.
Solo cuando Renny hizo aquellas cuñas de transito con las vacas fue cuando mas o menos la gente respeto un poco. Pero solo ahí. De resto, las intersecciones de Caracas y del Interior en horas pico son un verdadero infierno y se convierten en un infierno porque nos empeñamos en meternos, aunque quedemos atravesados, sabiendo perfectamente que el semáforo va a cambiar y que no nos va a dar tiempo de pasar y de no quedar atravesados. Ya basta.
Como materia prima de un país, tenemos muchas cosas buenas. Pero todavía dejamos mucho que desear. Esos defectos, esa "viveza" congénita, esa deshonestidad a pequeña escala que después crece y evoluciona hasta convertirse en Recadi o en Cruz Weffer, esa calidad humana que en realidad es falta y carencia de toda verdadera calidad humana, eso, mas que CAP o que Chávez, es lo que nos tiene real y francamente jodidos.
Aunque Chávez caiga hoy mismo, el próximo presidente que lo suceda tendrá que seguir trabajando con la misma materia prima defectuosa que, como pueblo, somos nosotros mismos. Y no podrá hacer nada, igual que no hicieron nada los adecos igual que no esta haciendo nada Chávez. No tengo ninguna garantía de que el gritón de Peña o el sifrino de Borges lo puedan hacer mejor. Y mientras nadie señale un camino destinado a erradicar primero los vicios que tenemos como pueblo, nadie servirá. Ni sirvió CAP, ni sirve Chávez, ni servirá el que venga.
Aquí hace falta otra cosa, mas que cacerolazos, apagones o cohetones. Y mientras esa "otra cosa" no empiece a surgir desde abajo hacia arriba, o desde arriba hacia abajo, o del centro pa los lados, o como quieran, seguiremos igualmente condenados, igualmente estancados.
Es muy sabroso ser venezolano, y vivir a "a la venezolana". Pero cuando esa venezolanidad autóctona empieza a hacerle daño a nuestras posibilidades de desarrollo como Nación, ahí la cosa cambia... Prefiero encenderle una velita a los Santos, a ver si, en vez de seguir esperando un Mesías, bien sea un Mesías balurdo Bolivariano o un Mesías sifrino de La Lagunita, comenzamos cada uno de nosotros a ser guiados por algo o por alguien que termine convirtiéndonos a cada uno de nosotros en nuestro propio Mesías, para nosotros y para los otros.
Ojala que cambiemos todos, porque si no, cambiar de Presidentes no cambiara nada. Porque cambiar de Presidentes, sin que cambiemos nosotros, es lograr que nada cambie jamás. Suerte para todos.Un Saludo.


Este post, esta lleno de Venezolanismos y es que en estos días he reflexionado mucho, sobre lo que es ser Venezolano, porque por muy patriota que uno sea y por mucho que sienta correr por las venas el Alma llanera y al Arauca vibrador, uno no puede cegarse a verdades que le dan de lleno en la cara.
Tengo este escrito de Carlos Sicilia (si es que es de él) y lo he leído en varias oportunidades, dándonos tiempo a refutarlo, pero no, no he visto que hayamos cambiado para nada en ningún renglón.
He hablado mucho con amistades que tengo que no son de mi país y ellos ven el problema desde afuera y en oportunidades los he tachado de ignorantes y de gente de poca fe y es que mi amor por Venezuela me ciega pero tengo que reconocer que tienen razón muchas veces y en muchas cosas y es que a veces a las personas de afuera les duele mas Venezuela que a nosotros mismos, carajo…!!!! Vivo en un país que es grande, que tiene de todo y por bastantote y tengo que ver a diario a niños acostados en el piso de las calles llenos de droga, alcohol y abusados…
Que tengo que ver como ancianos que dieron sus vidas al trabajo y tal vez a unos hijos se mueren solos y de mengua.
Un país tan hermoso, tan lindo con tanto para dar y que es tan generoso, nunca le hemos dado nada y si, le hemos quitado mucho, hay países chiquiticos, que han pasado por guerras y que no tienen ni en sueños los recursos que tiene mi Venezuela y son ricos e industrializados y son muchos además.
Debemos preguntarnos los venezolanos desde cuando y hasta cuando nos va a durar este cáncer de desidia y vivalapepismo que sufrimos, alguien a quien quiero mucho me dijo hace unos días en una de nuestras incansables discusiones acerca de mis coterráneos porque el me quiere y no me incluye, que habría que esperar que esta generación que esta naciendo sea educada en el trabajo, en la moral y en el amor por su patria y que así ellos críen a su vez a la generación que es la que al fin va a sacar a Venezuela del pozo en que esta hundida, si para ese entonces aun nos queda algo.. Puede que algún día Venezuela y los Venezolanos seamos un país y gente grande que se lo merezca.
Perdonen mi diarrea mental de hoy, si es que la leen, es jodido leer de otro país y mas si no son cosas del todo agradables… pero ustedes para quienes escribo, gente invisible que a veces me lee, sabrán comprender, a los que llegaron hasta aquí, GRACIAS.
Afrodita.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Eske... ains... eso se lo decio yo al Carlitos de las dos Sicilias y Cerdeña.... ains.
Tu mejor ke nadie puede valorar ese escrito, y saber cuanto de verdad o de exageración contiene. El menda lerenda, desde la lejanía, y basandome en lo poco ke oigo y leo sobre Venezuela, opino como el Carlitos Sicilia y palermo y napoles y Barbate de segundo.
Un pais no es un gobierno, pero un gobierno si es reflejo de un pais cuando existe la democracia.
Aquella dura frase de que tenemos lo que nos merecemos, aunke repito, dura, muy dura, en este caso viene al pelo.
Pedimos una honradez y un actuar con honradez y corrección, perooooooo..... ¿lo hacemos nosotros? La doble vara de medir, en todos los ambitos, lleva a injusticias y comportamientos arbitrarios, osea... a una megasupermierda del carajo parriba.
Ños... menuo royazo.
Afroita, Cabesua, Cariño, es de los más mejores articulos ke vito. MEncanta, y no solo porke opinio de forma casi igual ke su redactor, sino porke refleja una realidad interesante, y relatada de forma totalmente entendible.

Aseret dijo...

Me pasa lo mismo que a Tibu, no conozco Venezuela como para poder opinar con más exáctitud. Pero también me siento quemada cuando ocurren estas situaciones que cuentas. Venezuela me parece un pais precioso, tu lo eres, así que seguro que hay más personas que sienten y piensan como vosotros.
Me parece estupendo que lo hayas publicado, lo he leído de principio a fin y me parecen estupendas estas reflexiones que propones a la forma de concebir, vivir y cambiar la vida.
Un rebesote Afro... ya os echaba de menos, así que otra vez a dar caña!!!

jejejjejeje

Besotes guapa!!!.

ktarsis dijo...

no se trata de ser más felices que los demás, se trata de ser felices y punto, felíz con lo que tengo, felíz con lo que soy y con esto que me siento capaz de ser.

Tu post sobre venezuela me recuerda mucho a mi país , argentína, siempre pensé que nos parecíamos, jamás pensé que tanto....
Quizá solo aprendimos la queja, pero no a movilizarnos tras de ella, sé que esto no es axcusa, pero tu escrito que me gusta mucho y me hace pensar, me alienta a creer que las cosas están cambiando.
Un abrazo enorme desde argentína amiga!

Anónimo dijo...

Los paises de America adolecen de lo mismo...políticos que no visualizan el daño que les generan sus falsas expectativas para sus propios pueblos..les cabe a la juventud..retomar el hilo y barrer con tantas mentiras, eliminaran la maleza que no deja crecer las ideas..jovenes este mundo es de UDS...de gente linda como Uds..PERO PARTICIPATIVAS SIN MIEDOS..para que encuentren en ese espejo..una imaguen que tantos anhelan...
¡muy acertado vuestros comentarios!...

Mas Que Sorprendente Reloj: