Lokos y Xifladas

Lokos y Xifladas

lunes, 26 de marzo de 2018

Pa ti...!!






69

Cada uno se va como puede,
unos con el pecho entreabierto,
otros con una sola mano,
unos con la cédula de identidad en el bolsillo,
otros en el alma,
unos con la luna atornillada en la sangre
y otros sin sangre, ni luna, ni recuerdos.

Cada uno se va aunque no pueda,
unos con el amor entre dientes,
otros cambiándose la piel,
unos con la vida y la muerte,
otros con la muerte y la vida,
unos con la mano en su hombro
y otros en el hombro de otro.

Cada uno se va porque se va,
unos con alguien trasnochado entre las cejas,
otros sin haberse cruzado con nadie,
unos por la puerta que da o parece dar sobre el camino,
otros por una puerta dibujada en la pared o tal vez en el aire,
unos sin haber empezado a vivir
y otros sin haber empezado a vivir.

Pero todos se van con los pies atados,
unos por el camino que hicieron,
otros por el que no hicieron
y todos por el que nunca harán.

Roberto Juarroz

Foto de mi autoria sujeta a derechos de autor...!
AƒяođiTส
Tu niña salvaje de la selva...!!

domingo, 11 de marzo de 2018

Mujer...!!!



Mi entrada de hoy es extemporánea como todo en mi vida y como todo en mi vida cuando yo quiera y porque sí, pero esta vez no es tanto porque si, más bien es por mucho trabajo y un poquito de falta de tiempo.






 Hace unos días se celebró el día internacional de la mujer y muchas felicitaciones de un lado al otro idas y venidas, yo es que no entiendo porque celebrar un dia de la mujer, yo celebro ser mujer todos los días.




Conozco el contexto histórico por el cual dio inicio a tal celebración, pero ajá, celebraremos el dia del hombre porque trabajando honradamente explotó una mina en nosequepais del mundo y murieron más de cien hombres? ¿Se hace eso? no verdad, entonces veo el día de la mujer como una celebración hipócrita más de esas que pululan por doquier ensalzando alabanzas a cierto tipo de personas y marginándolas en su día a día...?






No comulgo con las celebraciones, ni siquiera con los cumpleaños y navidad porque es que las cosas forzadas así porque si no me dan nota.




Vengo hoy a homenajear a la mujer, esa que es echada para adelante, que dejo los miedos olvidados en un baúl en la esquina del sótano de su casa, esa que se levanta a las 5 de la mañana a arreglarse para ir a trabajar con tacones de diez centímetros y un maquillaje perfecto y a esa que va con tenis y una coleta al trabajo porque sencillamente le gusta ir por el mundo con la cara lavada y cómoda, también homenajeo a la que se queda en casa a cuidar a los niños mientras el marido trabaja porque sabe que nadie en el mundo le puede criar y cuidar a sus hijos mejor que ella y se valora de igual manera y se le agradece el esfuerzo, homenajeo también a esas que se la pasan pegadas de los libros porque le da una nota increíble estudiar y conocer todos los días un poco más del mundo y sus secretos, a mi mama que engloba a todas las mujeres que nombre arriba y a mis cinco hermanas, hija y sobrinas que venimos de una familia de mujeres y elevamos la casta cada vez que hay chance de hacerlo.






En mi calidad de fotógrafa he visto a muchas mujeres pasar por mi lente, las he visto tímidas, vanidosas, arregladas, desaliñadas, desnudas, vestidas, embarazadas, novias, bebes, deportistas hasta religiosas, mendigas y empresarias; en fin, unas han posado voluntariamente y otras muchas las he pillado de paso y me he dado cuenta que pues eso… el día de la mujer es a diario, como el hombre y como el niño, no somos especiales, somos iguales.



Todas las fotos son de mi autoria y están sujetas a derechos de autor...!!!

AƒяođiTส

miércoles, 7 de marzo de 2018

Gabriel García Márquez "La infeliz Caracas"....!!!























La primera vez que la oí nombrar fue en una frase de Simón Bolívar: La infeliz Caracas. Desde entonces, pocas veces la he vuelto a oír nombrada sin que vaya precedida de ese antiguo prestigio de infelicidad. Al parecer, su destino es igual al de muchos seres humanos de gran estirpe, que no pueden ser amados sino por quienes sean capaces de padecerlos.

Desde aquella remota frase de la escuela primaria, Caracas ha sido siempre para mí algo muy parecido a una obsesión. En el pueblo donde nací, que también tenía algo de infernal y no sólo por su calor de infierno, uno se encontraba a Caracas en el agua y la sal. Era un refugio de expatriados y apátridas del mundo entero, pero existía una categoría aparte, mucho más nuestra que las otras, que eran los fugitivos del infierno de Juan Vicente Gómez. Ellos me dejaron a Caracas sembrada para siempre en el corazón, a veces por los horrores de sus cárceles, y a veces por la idealización de la nostalgia. Era difícil ser feliz pensando en Caracas, pero era imposible no pensar en ella.



Nadie me enseñó tanto sobre esa ciudad irreal, como la gran mujer que pobló de fantasmas los años más dichosos de mi niñez. Se llamaba Juana de Freites, y era inteligente y hermosa, y el ser humano más humano y con más sentido de la fabulación que conocí jamás. Todas las tardes, cuando bajaba el calor, se sentaba en la puerta de su casa en un mecedor de bejuco, con su cabeza nevada y su bata de nazarena, y nos contaba sin cansancio los grandes cuentos de la literatura infantil. Los mismos de siempre, desde Blanca Nieves hasta Gulliver, pero con una variación original: todos ocurrían en Caracas.


Fue así como crecí con la certidumbre mágica de que Genoveva de Bravante y su hijo Desdichado se refugiaron en una cueva de Bello Monte, que Cenicienta había perdido la zapatilla de cristal en una fiesta de gala de El Paraíso, que la Bella Durmiente esperaba a su príncipe despertador a la sombra de Los Caobos, y que Caperucita Roja había sido devorada por un lobo llamado Juan Vicente el Feroz. Caracas fue desde entonces para mí la ciudad fugitiva de la imaginación, con castillos de gigantes, con genios escondidos en las botellas, con árboles que cantaban y fuentes que convertían en sapos el corazón, y muchachas de prodigio que vivían en el mundo al revés dentro de los espejos. Por desgracia, nada es más atroz ni suscita tantas desdichas juntas como la maravilla de los cuentos de hadas, de modo que mi recuerdo anticipado de Caracas siguió siendo el de siempre: la infeliz Caracas




Todo esto lo pensaba el 28 de diciembre de 1957 – día de los Santos Inocentes, además – mientras volaba desde París hacia Caracas en los aviones de cuerda de aquella época, que tanto tiempo daban para pensar.


A pesar del calor, del fragor del tránsito en las autopistas de vértigo, de las distancias cortas más largas del mundo, yo iba reconociendo a cada vuelta de rueda los sitios familiares de mi infancia desde que atravesé la ciudad por primera vez. Identificaba en las laderas escarpadas las cabañas de colores de los enanos, los dragones de candela, la torre del rey, y una edificación luciferina que sólo por su nombre sobrepasaba de muy lejos a todos los horrores del mundo infantil: El Helicoide de la Roca Tarpeya. Recuerdo que al verla por vez primera, asomada a su precipicio mortal, volví a recordar: La infeliz Caracas.


Mi primer domingo en la ciudad desperté con la rara sensación de que algo extraño nos iba a suceder, y la atribuí al estado de ánimo que me había inspirado con sus fábulas doña Juana de Freites. Pocas horas más tarde, cuando nos preparábamos para un domingo feliz en la playa, Soledad Mendoza subió de dos zancadas las escaleras de la casa con sus botas de Siete Leguas.



-¡Se alzó la aviación! – gritó. En efecto, quince minutos después, la ciudad de abrió por completo en su estado natural de literatura fantástica. Los caraqueños habían salido a las azoteas, saludando con pañuelos de júbilo a los aviones de guerra y aplaudiendo de gozo cuando veían caer las bombas sobre el Palacio de Miraflores, que para mí seguía siendo el Castillo del Rey que Rabió. Tres meses después, Venezuela fue por poco tiempo, pero de un modo inolvidable en mi vida, el país más libre del mundo. Y yo fui un hombre feliz, tal vez porque nunca más desde entonces me volvieron a ocurrir tantas cosas definitivas por primera vez en un solo año: me casé para siempre, viví una revolución de carne y hueso, tuve una dirección fija, me quedé tres horas encerrado en un ascensor con una mujer bella, escribí mi mejor cuento para un concurso que no gané, definí para siempre mi concepción de la literatura y sus relaciones secretas con el periodismo, manejé el primer automóvil y sufrí un accidente dos minutos después, y adquirí una claridad política que habría de llevarme doce años más tarde a ingresar en un partido de Venezuela.



Tal vez por eso, una de las hermosas frustraciones de mi vida es no haberme quedado a vivir para siempre en esa ciudad infernal. Me gusta su gente, a la cual me siento muy parecido, me gustan sus mujeres tiernas y bravas, y me gusta su locura sin límites y su sentido experimental de la vida. Pocas cosas me gustan tanto en este mundo como el color del Avila al atardecer. Pero el prodigio mayor de Caracas es que en medio del hierro y el asfalto y los embotellamientos de tránsito que siguen siendo uno solo y siempre el mismo desde hace 20 años, la ciudad conserva todavía en su corazón la nostalgia del campo. Hay unas tardes de sol primaveral en que se oyen más las chicharras que los carros, y uno duerme en el piso número quince de un rascacielos de vidrio soñando con el canto de las ranas y el pistón de los grillos, y se despierta en unas albas atronadoras, pero todavía purificadas por los cobres de un gallo. Es el revés de los cuentos de hadas: la feliz Caracas.



Gabriel José de la Concordia García Márquez, nacido en Aracataca, Colombia, un Seis de Marzo de 1927,  Escritor y periodista. PREMIO NOBEL DE LITERATURA (1982).


Imagenes tomadas de la red...!!

Seleccionado y Recopilado por AƒяođiTส

lunes, 23 de octubre de 2017

A tu Memoria... A tu Amor...!!



No me dio tiempo de esconder el baúl de tus recuerdos.




Hoy lo vi en medio del pasillo, lo abrí con cuidado, con miedo que no se esparcieran, no sé por dónde le entro agua, pero estaba a rebosar, lo voltee para que se secara tu imagen y tu sonrisa, era de noche en la estancia y la luna ilumino cada uno de los charquitos que se hicieron con mis memorias, cada una parecía un mar en un pequeño universo guardado con cuidado ahora lleno de charco salpicado de lágrimas…


Salté de uno en uno, buscando que alguno continuara cristalino, uno en donde la noche y el agua tibia reflejara la luna, donde poder lavarme la cara y sentir un manantial de sonrisas, escuchar tu voz mojada de lluvia pidiéndome besos y diciéndome cuanto me quieres… Un:

“Que lo sepas jodía te quiero y eso no se lo digo a nadie” 
… estaba debajo de una tablita que lo conservo intacto.


Revise el baúl, por alguna parte se coló el agua, por algún sitio se metió el charco y la negritud, no vale conservar recuerdos sucios y feos, busque la escoba para barrerlos y alejarlos de mi vida, y al agacharme mi falda se manchó de tu sonrisa una que se había colado en el agua y me acosté en el charco para ensuciarme de tus encantos, ahogarme en ese centímetro de amor regado por todas partes. 

Bañar mi alma con tus hermosas y largas pestañas y sentir tu risa de niño y como te hacia vibrar todo el cuerpo.
 Sentí tu:
“Me alegraste el dia Cieliiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii gracias por hacerme feliz” lleno mi blusa de gotitas de añoranza y felicidad.

Quiero ser esponja y empaparme, que todos los charquitos de recuerdos entren en mis poros y se purifiquen de nuevo en mi cuerpo, quiero ser flor y que me rieguen, quiero ser pez y nadar en ellos…

No me sirven de nada los charquitos enlodados, la luna no se ve linda en ellos, se multiplica mil veces y parece que llora en el movimiento de sus pequeñas ondas..

Volví a recoger las fotos, las cartas, las sonrisas largas y los suspiros hinchados no querían entrar de nuevo en el baúl, los tequieros los deje afuera, deseo besarlos cada vez que los vea… amarrarlos a mis recuerdos y sentir que todavía sigues aquí conmigo, contándome cada paso que das en tu vida, ahorrándome dolores, llenándome de amores….

Quedo pendiente la caravana que ibas a comprar para escaparnos juntos y recorrer la panamericana, sentarnos en un ladito de un rio y hacer fotos cómicas y reírnos juntos…
Guardaré ese sueño en un ladito de ese baúl que sin querer desbordo el amor de 12 temporadas. Las flores que me dedicabas, nuestros gustos particulares para amarnos, nuestra complicidad, nuestros amigos comunes que lloran conmigo.

Te prometo sacar este baúl de los recuerdos a agarrar aire y respirar su contenido, beber café en la taza que me trajiste de Austria, leerme todos los libros que me regalaste, estudiar mucho para superarme en lo que siempre quisiste que fuera, una gran fotógrafa, por ti y por mí, por todo lo que me enseñaste.

Algún día tendré el valor de cumplir la promesa que te hice, tal como lo querías.

Vuela alto mi flaco Feo…
Vuela libre ya sin dolores y sin molestias,
Come ahora todos los dulces que te hagan reír y ríete de mi por no querer engordar…
Se me olvido algo fuera del baúl..


Tus múltiples Vezos

y mas Vezos para ti mi Feohermoso
palabra que inventaste solo para nosotros
un beso es solo un beso
un Vezo mare mia...
un Vezo hace temblar las montañas
Que ahi donde estes, una lluvia de Vezos llene tu alma
Segura estoy de volver a dartelos
De volver a recibirlos...


VEZOS MI FEOHERMOSO!!!

VEZOS MI FEITO LINDISIMO...!!


Te amo Feohermoso…

Tu Afrodita!!
Tu Niña Salvaje De La Selva.!!
Tu Eugy.!

Fotos de Alfonso Diaz, regalo que me hizo en un álbum con todas sus fotos en físico y digital..!

sábado, 8 de abril de 2017

Cuando me amé de verdad...!!!!


Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto y en el momento preciso. Y entonces, pude relajarme. Hoy sé que eso tiene nombre… autoestima.



Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no son sino señales de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es… autenticidad.

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a ver que todo lo que acontece contribuye a mi crecimiento. Hoy sé que eso se llama… madurez.


Cuando me amé de verdad, comencé a comprender por qué es ofensivo tratar de forzar una situación o a una persona, solo para alcanzar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o que la persona (tal vez yo mismo) no está preparada. Hoy sé que el nombre de eso es… respeto.

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas y situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. Al principio, mi razón llamó egoísmo a esa actitud. Hoy sé que se llama… amor hacia uno mismo.

Cuando me amé de verdad, dejé de preocuparme por no tener tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo. Hoy sé, que eso es… simplicidad.

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y, con eso, erré muchas menos veces. Así descubrí la… humildad.

Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y de preocuparme por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama… plenitud.

Cuando me amé de verdad, comprendí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, es una valiosa aliada. Y esto es… saber vivir!

No debemos tener miedo de cuestionarnos… Hasta los planetas chocan y del caos nacen las estrellas.

Charles Chaplin.
Texto y foto tomados de internet..!

https://periodicoelamanecer.wordpress.com/2013/01/31/cuando-me-ame-de-verdad-por-charles-chaplin/

Eugenia..!!

martes, 21 de marzo de 2017

Día Mundial de la Poesía...!!!


Hoy es el día de la poesía, leo poesía, escribo poesía... me encanta la poesía, pero sé y tal vez por eso me gusta tanto lo utópica que es...

Utópica, un poco mentirosilla, esas palabras que uno a veces necesita escuchar para sanar el alma, pero que muy en el fondo sabe que son tan falsas como las promesas de año nuevo que una o tal vez dos cumplamos, pero en honor a la verdad sabemos aún con toda la mejor intención que no las vamos a llevar a cabo todas...

Aun así, amo la poesía, amo a los poetas, me encanta escuchar la poesía voz de sus autores, porque sé la connotación que ellos mismos querían darle,,, admiro a esas gentes fantásticas que dejaban volar sus ilusiones y sus amores, sus dolores en alas de una rima.. O si no rimaban... el compás de su corazón alegre, feliz, desesperado o triste les daban la musicalidad requerida...

Amo la pasión de Bécquer, su dolor es mío... Amo la ilusión de Benedetti y el humor de Cortázar y su a veces procacidad a la hora de manifestarse, Amo a Borges y su fino andar entre sus letras, Amo Nazoa con toda mi alma porque me hizo ver que, "Nunca fue tan claro el amor como cuando Hans Christian Andersen amó a Jenny Lind, el Ruiseñor de Suecia" Amo a la Pizarnik por su cruda palabra.. Y la voz de Alejandro Sanz declamando a mi inefable Neruda... se me quedan más en el tintero, el, "No te duermas niño, que dormir es feo..." de Giraluna del gran Andrés Eloy...
Ojala pudiera acordarme de todos, ojala pudiera nombrarles y citarles..

Ojala y quiero creerlo con todas las células de mi físico ser, sus palabras fueran ciertas y no citarlas con lágrimas en los ojos sabiendo la verdad escondida tras cada verso...


Hoy es el día de la Poesía, Loas a los poetas... Loas a los que leen poesía... Pero mis aplausos a quienes como yo... y según Becquer sabemos que "Podrán o haber poetas,... pero siempre habrá poesía..."""

Hoy les regalo un poema de Neruda uniendo dos continentes, porque es narrado en la voz de Alex Ubago.

Espero que lo disfruten..
Ahhhh se me olvidaba, la poesía como las canciones, no tienen que ser alegres para ser hermosas.. besos!!





Eugenia..!!!

domingo, 19 de marzo de 2017

Si alguien te quiere en su vida, te pondrá en ella. No deberías estar peleando por un puesto.....!!!!


El amor es y siempre ha sido un sentimiento que cada quien interpreta y ejecuta a su manera, pero indudablemente, algo que no tiene variables, es el interés que demuestra alguien a quien le gustas o dice amarte.



Frida Kahlo decía: “Si usted me quiere en su vida me pondrá en ella. Yo no debería estar peleando por un puesto.”, y no puedo estar más de acuerdo con ella, porque a veces, nos volvemos locas tratando de investigar o buscando señales para ver si es esa persona realmente siente algo por nosotros o no, o peor aun, hacemos un montón de tonterías por agradarle y llamar su atención.


Nos preguntamos si verdaderamente tenemos un lugar importante en su vida, si acaso somos tan increíbles como queremos creer, si lo que siente hacia nosotros es amor de verdad. Y aquí, la única respuesta válida, es que si le importas, esta persona siempre va a encontrar una manera de demostrártelo, de estar contigo.



El amor no es un rompecabezas en donde tienes que ir buscando pieza por pieza para resolverlo o un misterio que debas descubrir. El amor simplemente es, y debemos dejarlo ser – o no ser- naturalmente.



Pero si se muestra indiferente o se la pasa inventando excusas (siempre está ocupado, trabajando, con los amigos o con la familia… pero ¿y tú?) para no hacerte sentir importante, si no te sientes segura de un cariño verdadero, si no te hace participe en su vida, probablemente, el problema no seas tú, sino la persona que tienes en enfrente que es incapaz de valorarte como mereces. Y no hablo de simples descuidos, sino de total y completa indiferencia, como el que no piense en ti ni te incluya en sus planes futuros, el que no se moleste en preguntarte tu opinión ante cualquier decisión importante. Y no es que deba hacerlo, no es su obligación, pero las personas enamoradas tienden por naturaleza a interesarse en los intereses del otro y compartirlos. Aunque no deseen lo mismo, simplemente por el hecho de que eres tú y eres especial para ella.


No hay nada que mate más el amor que la falta de interés.

Muchas veces perdemos el tiempo insistiendo y forzando situaciones que creemos necesarias en nombre del amor, como perder nuestra esencia y tratar de complacer por el simple hecho de agradar o querer que nos amen. Caemos en el gravísimo error de maltratar nuestra dignidad al recibir sólo heridas porque esa persona vive escudándose con que así es su forma de ser, de demostrar su amor o que nunca va a cambiar. Y en el fondo tú sabes que es verdad, que sólo te estás engañando y estás asumiendo y aceptando una relación en la que vives luchando para ser valorada.



Todos merecemos a alguien que respete y tome en cuenta nuestras decisiones, nuestra forma de ser y que no quiera cambiarnos, que nos escuche y nos deje expresarnos libremente, que nos dedique tiempo y nos haga sentir su prioridad. Alguien a quien no le mendigues su tiempo, que no esté pendiente al reloj ni al celular, porque disfruta el tiempo contigo, que nos haga sentir únicas y amadas, no simplemente como una más. Merecemos estar con alguien que desee compartir su vida con nosotros y nos haga sentir parte importante de ella también.



Para ser valorados, tenemos que valorarnos y querernos primero nosotros mismos, y a partir de ahí, comprenderás que no necesitas tolerar cualquier cosa para que te acepten, ni luchar y abrirle los ojos a alguien para merecerlo y te haga un lugar en su vida. No estamos ya para perder el tiempo con alguien que no nos tome en serio y nos haga dudar de un sentimiento que debería de disfrutarse.







Autora:
Karla Galleta..!!




Fotos tomadas de la Red..!!
Eugenia..!!!

martes, 21 de febrero de 2017

Ojo con Ellas…!!!







Andan por ahí, con su atrevido miedo, portando sus cuarenta y tantos, lindas, leídas, viajadas, sensibles.

Ojo con ellas.

Vienen de cerrar una puerta con decisión, pero sin olvido. Amaron, construyeron, parieron, cumplieron. Amaron a su hombre, dieron alas a sus crías y ahora, desentumecieron las suyas: ¡ahí estaban!: intactas, brillantes, soberbias, majestuosas, listas para el vuelo: no ya las de un hornero, sí las de una gaviota, soberana y curiosa.

Saben de la vida y de tu hambre porque con su cuerpo han sabido saciarlas.

Expertas en estupidez y sus matices: se reconocieron inmersas en ella hasta el estupor y soportaron mucha hasta el dolor; sabrán distinguirla, no lo dudes.

Versadas en economía, la aplican en el gesto, en el andar y en su exacta sensualidad.

Ojo con sus caderas sabias: ya se estiraron y contrajeron, se estremecieron y agitaron.

Saben del amor, en todos sus colores, desde el rojo resplandor al mustio gris.

Sus piernas fuertes arrastran raíces todavía.

Prontas a sentir, van con una vieja canción en los labios, profunda intensidad en la mirada y delicada seguridad en la sonrisa.

Pero, si esta advertencia es tardía, y descubres que ya no puedes dejar de pensar en ella, entonces, ten cuidado de ahora en más, no te equivoques, no lo arruines: no les envíes un mensaje de texto, mejor invítale un café con tiempo; no recurras al email, preferirán sin duda un poema en servilleta.

No les hagas promesas, no les vendas imagen, mejor exhibe tu autenticidad más despojada. No caigas, por rellenar, en aturdido ruido vacuo, deja que respire un silencio en común.

Vienen de quemar las naves y cambiar comodidad indolente por riesgo vital.

 Avanzan por un camino incierto, pero elegido.

En su cartera, fotos, un perfume y algunas lágrimas.

En su mirada, una decisión...

Ojo con ellas…tal vez, si tienes suerte, hay una en tu camino
.


Jorge Eduardo Cinto. Publicado en Escritores de Tucumán Siglo XXI


Texto y foto , tomados de Internet.!!


Eugenia...!!

viernes, 10 de febrero de 2017

Para los que se van....!!!






Quienes se van no sufren ni más ni menos que quienes se quedan.

Quienes se van tienen que enfrentarse a un mundo nuevo sintiéndose solos, quienes se quedan deben seguir soportando los problemas que por desgracia se volvieron "normales" en mi país día tras día con el agravante de que ahora también se sienten solos, pues las familias, amistades, parejas, compañeros... se han visto forzados a separarse por la horrible realidad creada por unos incapaces, cuyo único propósito es destruir y dividir con la finalidad de perpetuarse en el poder "como sea", es decir sin principios ni valores y pisando a los ciudadanos decentes y honestos, de manera que nadie sino ellos puedan surgir.

Los que se fueron deben adaptarse a un nuevo idioma (en muchos casos), a tradiciones extrañas, a diferentes culturas; acostumbrarse a ser "el nuevo del grupo" y ¡vaya que es difícil ser el nuevo después de la adolescencia!, tienen que luchar por encontrar la estabilidad y es grande el riesgo; pasan por muchas situaciones difíciles para tener una "mejor calidad de vida" y por esto también sacrifican mucho; ya no pueden los fines de semana visitar a la abuela salir gorditos y con plata en mano, no pueden abrazar a sus padres cuando quieran, entre muchas otras cosas que deben dejar atrás; y aunque tienen cierta tranquilidad en cuanto a la seguridad personal, más de un día se levantan con temor a que algún ser querido que dejaron atrás se encuentre entre las cifras cada vez mayores de venezolanos, atracados, secuestrados y asesinados (de formas horribles últimamente)

Los que nos quedamos tenemos que seguir madrugando todos los días con el miedo de ser parte de esas estadísticas, levantarnos conscientes de que tal y como están las cosas muchos de los sueños que tuvimos alguna vez jamás se cumplirán porque un grupo de resentidos encabezados por Chávez destruyeron todo, y odian al país. No la tenemos más fácil porque acá no haga frío y tengamos sol y playas bonitas, porque todos los días hay que levantarse y saber que posiblemente no se consigan alimentos. El que se fue se levanta angustiado porque alguna primita o hermanito está enfermo y sus familiares no consiguen el medicamento acá y se hace difícil enviarlo.

Para los que nos quedamos cuando tu grupo de amistades no está salir no es lo mismo, pasar años sin ver a tus primos y tomar con ellos ni abrazar a tus tíos... Rompe el corazón ver como las personas que quieres a lo lejos sufren porque realmente no se fueron por elección sino por obligación, da de todo ver el sufrimiento que causaron y sigue causando esta "revolución" que solo daña el nombre de un gran hombre como Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios , así se llama el libertador, y ustedes lo deshonran al llamar esta masacre de la nación "bolivariana". Todos los días están muriendo personas por cosas tan básicas como la falta de medicina, de comida, asesinados por un celular o una moto.

Para el venezolano en general tanto adentro como afuera la realidad es muy dura, por eso por favor BASTA de odio y de debates absurdos sobre sentirse mejor que los demás. Inyectar odio en la sociedad es la estrategia que utilizan estos delincuentes populistas para mantenerse ahí arriba pisándonos a todos gracias a la confrontación entre hermanos, porque sí coño son nuestros hermanos los que se fueron, son nuestros primos, vecinos, novias, novios, panas de la infancia.

Y creo que no solo hablo por mí cuando les digo a quienes están allá afuera que los queremos, hacen falta sus abrazos sus risas, su alegría, sus historias, tomarnos unas cervezas, discutir sobre el fútbol y hablar de todo, que nosotros acá también nos hemos empezado a sentir como extranjeros y también extrañamos a Venezuela, una que por desgracia nos han robado y quienes tienen menos de 23 años probablemente no recuerden

No me interesa que me compartan o volverme famoso en las redes..

Y si leíste hasta aquí solo te pido reflexiones y te pongas por un segundo en los zapatos de los demás. 
Gracias por tu tiempo.

Saludos.

P.D: Un abrazo a quien quieras que seas por esa foto, eres venezolano y eso te hace de los míos. 
Perdonen la redacción y posibles errores, tengo sueño me siento mal.


Eugenia..!!
Foto y texto tomados de Internet, solo me hago eco.... :( 

Mas Que Sorprendente Reloj: