Lokos y Xifladas

Lokos y Xifladas

miércoles, 26 de mayo de 2010

Esperanza...!!!

Tengo una amiga, de esas amigas que conoces desde siempre, de toda la vida, ella es menor que yo, se llama Esperanza y les cuento porque:
Esperanza nació con espina bifida, lo que escuche decir en ese tiempo era que su madre ya era mayor y ya no podía tener hijos, no se en realidad que pasó, esas son las explicaciones simples que los adultos les dan a los niños. Lo cierto es que esperanza gana la primera batalla a la vida y continúo viva cuando nadie le daba esperazas.
Me acuerdo de mi amiga cuando era chica, toda delgadita, chiquitita, caminando con unas botas ortopédicas que para su cuerpo se veían enormes y su gran cabezota, mi mamá nos explico que la hidrocefalia de Esperanza era debido también a su enfermedad y que no debíamos preguntarle nada a su madre porque eso la ponía muy triste, mamá, nos obligaba a ir a jugar con Esperanza, a mí claro, no me gustaba, mis juegos eran de trepar árboles, correr, saltar la cuerda, robar mangos en el convento de las monjitas, salir a jugar al descampado a los espías manejando un chevrolet ahí abandonado por el esposo de la señora Crucita, mi juego preferido eran las metras (canicas) y era la única chica del barrio que tenia una lata de leche de dos kilos llenita de metras guardada debajo de mi cama, ganarles a los chicos ya era un triunfo retratado en cada uno de esas metras, en fin, Jugar con Esperanza no era divertido, era peinar muñecas, vestirlas y desvestirlas y siempre al estar con ella un máximo de cuidados y delicadeza porque cada vez que se caía, se le movía la válvula que le habían colocado al nacer y se ponía muy enferma de nuevo y había que operarla otra vez. No me gustaba jugar con ella.
Los doctores decían que no iba a caminar y ya caminaba, parecía al patito feo, toda huesos y cabeza, pero con sus pasos tambaleante caminaba, cuando comenzó a leer, cosa que según los médicos tampoco podía hacer, se hizo divertida mi amiga, porque leíamos juntas y nos contábamos historias de príncipes que respiraban debajo del agua y de doncellas encerradas dentro de ostras, por caballitos de mar gigantes enamorados de ellas.
La señora Martha llevaba a esperanza a la escuela y se quedaba con ella, jugaba con ella en el recreo cuando nadie quería hacerlo y luego juntas las dos se iban a casa, yo estaba ya en bachillerato y me interesaban mas los chicos y los deportes que jugar con mi amiguita minusválida, a pesar de vivir en frente de mi casa dejamos de vernos un tiempo, hasta que mi mamá me dijo que estaba en México paseando y que habían que intervenirla de urgencias porque bajando unas escaleras se había caído.
Pensé en todas las horas que pasamos juntas jugando, leyendo y me dije, si Esperanza se salva, volveré de nuevo a jugar con ella, no la voy a dejar sola de nuevo. Se salvó y mucho duro su convalecencia, hubo que enseñarla a caminar de nuevo y a comer, pero su capacidad intelectual y su lenguaje seguían creciendo como si nada, retomamos nuestras tardes de charla y de estudio, ella me ayudaba a centrarme y yo la ayudaba con matemáticas y leíamos, este vínculo siempre nos ha unido.
Siguieron nuestras vidas, triunfos, llantos, alegrías, personas que teníamos y que ya no estaban, otras que han nacido y se han convertido en centro de su universo y satélites del mío…
Esperanza es abogada, se graduó a las duras y a las trancas, no fue fácil y no fue rápido pero lo hizo, además de hacer unos postres riquísimos, la niña a quien los médicos no le dieron horas para vivir, ha hecho con ayuda de las personas que la aman casi todo lo que se ha propuesto…
¿Qué por qué les cuento todo esto?
Porque me corte el cabello, lo tenia a media espalda y hace calor y pesa y no me gusta secármelo ni ir a la peluquería, en el gimnasio sudo mucho y tengo que lavármelo todos los días, es incomodo tener el cabello tan largo…
Fui a visitar a Esperanza, la encontré leyendo, creo que es la persona que conozco que más ha leído en su vida, sus ojos dulces, sus botas ortopédicas, su andar vacilante, su eterna sonrisa, la tersura de una voz que siempre me ha gustado porque calma y entiende, me dijo:
Hay dos cosas que siempre quise hacer en mi vida y no he podido, una no te la voy a decir y la otra es tener el cabello largo, nunca he podido tener el cabello largo y veo como las personas que tienen un cabello largo y hermoso se lo cortan porque les fastidia. Se paro detrás de mi y comenzó a peinarme, me tejió una crineja desde casi mi coronilla hasta los hombros donde llega ahora el largo de mi cabello, déjame consolarme, me dijo, peinándote como cuando éramos niñas, me encanta peinar mis muñecas de cabellos largos…

14 comentarios:

Xibeliuss dijo...

Que hermosa entrada, afrodita: llena de delicadeza y verdad. Tu amiga Esperanza debe ser una persona digna de conocer.
Saludos

Anna dijo...

Hermoso relato e historia.... se me ha puesto la piel de gallina. De hecho su mismo nombre lo dice todo... Esperanza!...la vida te enseña muchas cosas... hasta lo mas simple... como el poder caminar, leer, hasta tener el pelo largo... te enseña a apreciar lo mas simple! Seguro que es una gran persona igual que todos los que le rodean. Mucho animo para ella y los suyos...Una saludo.

Anna

El Desbrozador de Fantasía dijo...

Ejemplo de muchas cosas lo que hoy nos haces llegar. De la inocente crueldad de los niños, de la dureza de una enfermedad, de una lucha, de lo que nos puede sorprender la naturaleza, de que nada está escrito de antemano, de que los médicos se pueden equivocar, de que siempre puede haber un punto de conexión entre las personas, de que las apariencias externas nada tienen que ver con la capacidad intelectual...
Tierno final. Me quedo con una duda, ¿Esperanza trabaja como abogada?....
Un saludo.

AƒяođiTส dijo...

Gracias a los tres, mi amiga Esperanza tiene un amor grande por la vida, sabe que cada minuto que ha vivido es fruto de su lucha y sus ganas de vivir.
Personas como su madre, como mi mamá, como sus hermanos, que la trataron como a una persona normal, tú quieres, tú puedes, no te des por vencida.
Me acuerdo de su madre llevándola a la escuela, a su padre cargándola hasta el coche corriendo con el pánico pintado en la cara, cuando se caía o enfermaba, amor, mucho amor siempre ha habido en ese hogar y Esperanza ha sido siempre el catalizador de todas las buenas energías que de ahí se desprenden.
No, no ejerce, su estado de salud es muy delicado y en el mundo laboral no hay la camaradería ni esa complicidad que se tienen los estudiantes, muchas veces fue a la universidad en silla de ruedas y siempre hubo alguien que la llevaba, o unos apuntes a su casa, o un profesor caritativo que le aplazaba un examen, en su casa, nos orienta y da consejos, nos redacta un documento o registra una firma de comercio, trabajos eventuales y desde su hogar.
Gracias por la empatía en sus mensajes.
Un beso. ♥

Carlos dijo...

En ocasiones, la vida nos impone cicatrices, dolencias tan duras de sobrellevar que se hace casí imposible. Sólo casí, sucede a veces que buenas amigas como vos hacen las dureces de la vida algo más sencillas... una lagrima y un beso.

Gata Negra dijo...

Cuando la vida se impone (y las ganas de vivir también) los médicos se equivocan. Que historia la de Esperanza, me ha encantado su fuerza y su valentía, y tambien me ha emocionado...snifff

Y por cierto, tengo cita en la peluquería mañana, iba a cortarme el pelo, pero me parece que voy a esperar a ver si cambio de idea ;) jejeje

Un besito :)

Nieves dijo...

Gracias por tu visita y por tu comentario. Me ha encantado esta historia. Puro amor. Me quedo por aquí. Un beso.

Jauroles dijo...

Grande Esperanza! Me gustó especialmente esta entrada.

Besos.

AƒяođiTส dijo...

Carlos, Gata, Nieves, Jauroles muchas gracias.
Besitos ♥

Marijoss dijo...

Es hermoso saber que hay gente que ama la vida.. y que lucha por ella con tanta pasion, que es conciente de que esto es solo un instante y hay que vivir como si la muerte estubiera despues del segundo que pasa.. miles de paripositas vuelan en mi panza leyendo la historia, me la imagino y me veo yo cuando me enojo, cuando me preocupo por cosas que no tiene importancia.Un abrazo de apoyo para ella ¡¡¡ me encantaria conocerla

Juanjo dijo...

Hacia ya tiempo que tenia ganas de poder dejarte aqui alguna notita agradeciendote tus visitas y tambien tus escritos.
Esta historia me ha parecido muy bonita,muy humana,una muestra de lo que el afan de superacion puede llegar a hacer y sobre todo un ejemplo para toda esa legion de alumnos que tengo,que todo lo poseen y son incapaces de luchar por nada porque nada les motiva
Besos

AƒяođiTส dijo...

Marijos, Juanjo, muchas gracias por venir.
Besitos ♥

AƒяođiTส dijo...

Gracias Cariño♥.

Rubén Darío dijo...

Ole por Esperanza, la vida que ha tenido con mucho es mas plena que muchos "normales" que conozco.
saludos
Afrodita...

Mas Que Sorprendente Reloj: