Lokos y Xifladas

Lokos y Xifladas

martes, 13 de julio de 2010

Los Cátaros... esos hombres buenos. 1


El catarismo es la doctrina de los cátaros (o albigenses), un movimiento religioso de carácter gnóstico que se propagó por Europa Occidental a mediados del siglo X, logrando asentarse hacia el siglo XIII en tierras de Languedoc, donde contaba con la protección de algunos señores feudales, vasallos de la corona de Aragón.
Los llamados cátaros eran un movimiento religioso-cultural, propulsor de un nuevo orden social a partir del ascetismo. En respuesta, la Iglesia Católica consideró sus doctrinas como heréticas.
Tras una tentativa misionera, y frente a su creciente influencia y extensión, la Iglesia terminó por invocar el apoyo de la corona de Francia, para lograr su erradicación a partir de 1209 mediante la Cruzada albigense. A finales del siglo XIII el movimiento, debilitado, entró en la clandestinidad, pero desde la segunda mitad del siglo XX, el catarismo es objeto de investigaciones y de un esfuerzo por integrar su recuerdo a la identidad de las regiones donde se encontraba su foco central de influencia: el Languedoc y la Provenza, regiones del "Midi" o tercio sur de Francia.
El nombre «cátaro» viene probablemente del griego καθαρός (kazarós): ‘puros’. Otro origen sugerido es el término latino cattus: ‘gato’, el alemán ketter o el francés catiers, asociado habitualmente a "adoradores del diablo en forma de gato" o brujas y herejes. Los cátaros fueron denominados también albigenses. También recibieron el nombre de «poblicantes», siendo este último término una degeneración del nombre de los paulicianos, con quienes se les confundía. Otra denominación empleada para referirse a los cátaros es "la secta de los tejedores".

Orígenes
Las doctrinas cátaras llegaron probablemente desde Europa oriental a través de las rutas comerciales. Los albigenses también recibieron el nombre de búlgaros (Bougres) y, al parecer, mantuvieron asimismo relaciones con los bogomilos de Tracia. Parece ser que sus doctrinas tuvieron grandes similitudes con las de los bogomilos e incluso más con las de los paulicianos, con quienes estuvieron conectados. Sin embargo, es difícil formarse una idea exacta de las doctrinas cátaras, ya que existen pocos textos cátaros. Los escasos textos cátaros que aún existen (Rituel cathare de Lyon y Nouveau Testament en provençal) contienen escasa información acerca de sus creencias y prácticas morales.
Los teólogos cátaros, llamados cáthari (‘puros‘ o ‘perfectos’) y en Francia, «hombres buenos» o «buenos creyentes», fueron pocos en número y practicantes de la ascesis que llevada al extremo los llevaba a la muerte en un estado de pureza.
Llegados a la Europa occidental, los cátaros difundieron su enseñanza en muchos países. Los primeros cátaros aparecieron en Lemosín entre 1012 y 1020. Algunos fueron descubiertos y ejecutados en la ciudad langüedociana de Toulouse en 1022. La creciente comunidad fue condenada en los sínodos de Charroux (Vienne) (1028) y Tolosa (1056). Sin embargo, los cátaros ganaron influencia en Occitania debido a la protección dispensada por Guillermo, duque de Aquitania, y por una proporción significativa de la nobleza occitana.
Creencias
Los cátaros se caracterizaban por una teología dual, basada en la creencia de que el universo estaba compuesto por dos mundos en conflicto, uno espiritual creado por Dios y el otro material forjado por Satán.
De acuerdo con los cátaros, el mundo había sido creado por una deidad diabólica conocida por los gnósticos como el Demiurgo, al que los cristianos denominaban Satán.
Según la comprensión cátara, el Reino de Dios no es de este mundo. Dios creó cielos y almas. El mundo material, el mal, las guerras y a la Iglesia Católica. Ella con su realidad terrena y la difusión de la fe en la Encarnación de Cristo, era una herramienta de corrupción, los hombres son una realidad transitoria, una “vestidura” de la simiente angélica. Afirman que el pecado se produjo en el cielo y que se ha perpetuado en la carne. La doctrina católica tradicional, en cambio, considera que aquél vino dado por causa de la carne y contagia en el presente al hombre interior, al espíritu, que estaría en un estado de caída como consecuencia del pecado original. Para los católicos, la fe en Dios redime, mientras que para los cátaros exige un conocimiento (una gnosis) del estado anterior del espíritu para purgar su existencia mundana y una transformación personal a partir de dicho conocimiento. No existe en ellos una sumisión a lo dado, a la materia, que no sería más que un sofisma tenebroso que obstaculiza la salvación.
En resumen, el cátaro pretende restituir transitoriamente la vida angelical en el mundo para hacerse, como individuo iluminado, merecedor de una existencia superior.
También creían que las almas se reencarnarían hasta que fuesen capaces de un autoconocimiento que las llevaría a la visión de la divinidad y así poder escapar del mundo material y elevarse al paraíso inmaterial. La forma de escapar al ciclo de reencarnaciones era vivir una vida ascética, contemplativa, de autoconocimiento y no ser corrompido por el mundo. Aquellos que siguiesen estas normas eran conocidos como Perfectos, quienes se consideraban herederos de los apóstoles y tenían el poder de borrar los pecados y conexiones con el mundo material de las personas, de forma que fuesen al cielo cuando murieran.
Comúnmente, la ceremonia de eliminación de los pecados, llamada consolamentum, se llevaba a cabo en personas a punto de morir. Después de recibirlo, el creyente era alentado para dejar de comer a fin de acelerar la muerte y evitar la "contaminación" del mundo. El consolamentum era el único sacramento de la fe cátara.
No tenían ningún rito matrimonial, sino que presentaban una fuerte oposición a este. Según las fuentes inquisitoriales, entre los sectarios estaba permitida la práctica de la homosexualidad (que en esa época se denominaba «sodomía»).
Los cátaros comprendían la virginidad como la abstención de todo lo que es capaz de “aterrar” el compuesto espiritual, como la imagen universal de la vida, que deja realizar el divino potencial. Enseñaban que Dios obsequia los medios necesarios, en primer lugar el misterio del consolamentum (consuelo) o el bautismo espiritual - el sacramento de la obtención del Espíritu Santo – que define y consagra la vida futura de la persona.
Tenían también otras creencias que eran contrarias a la doctrina católica. En sus polémicas decían que Jesús había sido una aparición que mostró el camino a Dios. Creían que no era posible que un Dios bueno (de naturaleza espiritual) se hubiese reencarnado en forma material, ya que todos los objetos materiales estaban contaminados por el pecado. Más aún, creían que el dios Yahvé del Antiguo Testamento era en verdad el diablo, ya que había creado el mundo y debido también a sus cualidades («celoso», «vengativo», «de sangre») y a sus actividades como «Dios de la Guerra». Negando así toda veracidad del antiguo testamento.
Consideraban que no sólo era posible, sino necesario liberarse del pecado antes, y no después, del Juicio Universal; es decir, en el transcurso de la vida.
Una de las ideas que resultaron más heréticas en la Europa feudal fue la creencia de que los juramentos eran un pecado, puesto que ligaban a las personas con el mundo material. Denominar a los juramentos pecado era muy peligroso en una sociedad en la que el analfabetismo era norma común y casi todas las transacciones comerciales y compromisos de fidelidad se basaban en juramentos. De ahí que fueran considerados un peligro para el estado.
Al llegar al siglo XIII, la fe cátara ya entró firmemente en la vida occitana. Los castillos situados en las montañas sobre el mar se hicieron la expresión física de las alturas espirituales, en las cuales habitaban los cátaros.






En un siguiente artículo hablaremos de los esfuerzos por acabar con la denominada "herejía Cátara"..... Simón de Montfort, la caída de Carcassona y la masacre en Montsegur... espero tengaís paciencia para aguantar semejante "toston" (carita roja tipo tomatito cherry).


Y no dejeis de ver los articulos situados pokito mas pabajo.... sisi... a la altura de los "timbales"....

7 comentarios:

Juanjo dijo...

A mi no me ha parecido un toston,sino muy interesante.
Teorias conspirativas aparte,la historia de los cataros es un ejemplo mas de como la religion ha ido degenerando de tal modo sus ideales que un intento como el de ellos de volver a los origenes debia ser condenado irremediablemente
Saludos

AƒяođiTส dijo...

A mi tampoco me ha parecido un toston, es interesante saber mas de las religiones.
Las religiones son las respuestas a quienes se preguntan quienes somos y porque estamos aqui, tambien son las causantes desde que se empezo a adorar al primer dios de guerras y genocidios, en nombre de la deidad adorada de turno..
no creo mucho en religiones, ni en apostoles ni en emisarios de ningun dios.. vamos a ver si en las proximas entregas sale una que me convenza.
buena, buenisima esta entrega.
besos, besitos besitotes muackkkkkkkkkkkkkkkkkk♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥

Gata Negra dijo...

Bueno tibu loko, igual un tostón no es, pero un poco largo si ehh! jajajaja!!

"También creían que las almas se reencarnarían hasta que fuesen capaces de un autoconocimiento que las llevaría a la visión de la divinidad y así poder escapar del mundo material y elevarse al paraíso inmaterial. La forma de escapar al ciclo de reencarnaciones era vivir una vida ascética, contemplativa, de autoconocimiento y no ser corrompido por el mundo. Aquellos que siguiesen estas normas eran conocidos como Perfectos."

esto me suena, y no de hace tantos años, aún los hay quienes creen estas cosas, una vez estuve en una reunion de "maestros de Reiki" y la verdad es que en aquel momento me "convencieron" pero ahora que lo miro desde fuera, casí que me da risa las cosas que decían y las que hacen. En fin....

Un besote y gracias miles por la lección de religión :P

Tibu Loko dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anna dijo...

como dicen masparriba tosotn nas! pero laaaaaaargo si jejejejeej!
pero mu interesante! y esperando la segun parte! pa saber mas de doños perfectos! jajajaaj
saludos!

litolornes dijo...

Muy bueno, un informe mucho mas completo que los que lei antes.
El tema yo lo tomo como parte de la historia de la sexualidad occidental. Un poco la historia de los restos de los pueblos germanos, galos etc que fueran conquistados por Roma. La sexualidad cátara, es la continuidad de la sexualidad de los barbaros, una sexualidad matriarcal( con otras formas), de los matrimonios por grupos, de lo cual extrañamente poco se habla. A los creyentes no se les prohibe el sexo promiscuo y sin procreación, sino que se critica el sexo procreativo, o sea el que prolongue a la humanidad de carne y huesos.
De ahí que no les importe la virginidad o la castidad, en el sentido católico del término.Pero deberíamos hablar mas del contexto sexual que encierra toda esta historia.Los trovadores, los juglares y el amor adúltero de los provençales. Engels escribio que
" cuando la Iglesia Catolica descubrió que contra los cuernos, como contra la muerte no hay remedio, abolió el divorcio"
Releído lo escrito se que no está completo pero podemos polemizar y desarrollar el tema entre todos "cinco tontos piensan mas que un sabio".Ho Chi Min

María Isabel Espiñeira Castelos dijo...

Muchas gracias, me ha parecido un artículo de lo más interesante. Siempre he sentido mucha atracción sobre la historia de los cátaros y su exterminio.

Saludos cordiales

Mas Que Sorprendente Reloj: