Lokos y Xifladas

Lokos y Xifladas

martes, 11 de marzo de 2008

Rasputin, el monje mas odiado.

Una mirada capaz de helar la sangre, una legendaria energía sexual y una mente poderosa: con esos talentos, Grigori Yefimovich, alias Rasputín (1872-1916), se convirtió en uno de los personajes más extraordinarios de la historia moderna. Nacido en una aldea siberiana, hijo de campesinos analfabetos, se aficionó desde joven a las borracheras y las mujeres. Con 18 años tuvo un arrebato místico y entró en un convento, del que fue expulsado por no renunciar a su filosofía vital: la vía para lograr la salvación no era el sacrificio sino el placer sexual.
Al salir se casó y tuvo cuatro hijos, pero en 1901 abandonó a su familia para recorrer los caminos predicando su doctrina. Pronto se hizo popular: su libertad de costumbres llamaba la atención tanto como las propiedades hipnóticas y sanadoras que le atribuían. Cuando llegó a San Petersburgo, entonces capital de Rusia, el clero lo acogió como a un santo y fue presentado en la corte, donde cautivo a la zarina Alejandra, sobre todo desde que en 1908 lograra con su sola presencia contener la hemorragia del hijo hemofílico de la familia imperial. Rasputín se convirtió en el personaje más influyente de palacio, hasta el punto de nombrar ministros, especialmente cuando el zar Nicolás II se marchó al frente en la I Guerra Mundial. Pero su exceso de ambición y las espectaculares orgías que organizaba a cuenta del Ministerio del Interior despertaron la indignación de los nobles, que decidieron matarlo.
Tan extraordinario personaje no podía tener un final vulgar. Después de escapar a varios atentados, asistió a una cena con dos familiares del zar que le envenenaron el vino y los pasteles. Al ver que Rasputín seguía vivo, le pegaron varios tiros y le arrojaron atado a las aguas heladas del río Neva. Y ni por ésas; cuando apareció el cuerpo, la autopsia demostró que había muerto ahogado.


Y si, la "chivichanga" que veis enfrascada es lo que parece, perteneciente a Rasputin, y con unos nada despreciables 30 cms. (dicen las malas lenguas que el aparatito en su origen media 40 cms). Se encuentra en el Museo Erótico de San Petersburgo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Siempre nos cuentas historias muy interesantes. Y esta ... ya le vale al tal Rasputín.

Me gustó mucho Tibu.

asereT

Afrodita dijo...

...Y antes de morir, lanzo la maldicion del fin de la familia Romanoff.. segun las malas lenguas...
muy bueno tu articulo cielo, este es un personaje, misterioso y .. bueno de los ke me gustan a mi.. aaaaaajaja y no es por su xivixanga, ke es la primera vez ke la veo :P
gracias y un besotote.

Mas Que Sorprendente Reloj: