Lokos y Xifladas

Lokos y Xifladas

miércoles, 11 de junio de 2008

Rómulo y Remo, la legendaria Fundación de Roma.

Alguien con pasos vacilantes se dirige hacia las crecidas aguas del Tiber para confiar a una muerte casi segura a dos niños recién nacidos: Rómulo y Remo. Los pequeños eran el fruto de una deshonra: la violación de Rea Silva, protectora del fuego sagrado de Vesta, por Marte, el dios de la guerra.
Una loba que amamantaba a sus cachorros les obreció sus ubres y les salvó la vida, hasta que Fáustulo los llevó a su cabaña y se hizo cargo de ellos.
Rómulo y Remo habían superado la misma prueba que habían pasado ya otros reyes y semidioses, que habiando nacido para reinar, debieron legitimar su poder recorriendo un largo camino bajo el signo de la muerte.
Bajo el cuidado de Fáustulo y su mujer Larencia, Rómulo y Remo se convirtieron en dos jóvenes corpulentos e intrépidos, unidos en cuerpo y alma. Inmessos en un mundo salvaje, amigos de vagabundos y bandidos, se mantuvieron fieles el uno al otro mientras la naturaleza dictaba la ley de su vida. Pero la rivalidad fraternal surgiría y solo el fraticidio resolvería la ambigüedad del doble nacimiento.

Un día Remo, en ausencia de Rómulo, se enfrentó con unos pastores, quienes lo hicieron prisionero y lo llevaron ante el rey, quien lo entregó a su vez a su hermano Amulio. Rómulo, mientras, volvió a casa, donde Fáustulo le desveló el secreto de su nacimiento. Entonces marchó a Alba Longa, dio muerte a Amulio y liberó a Remo.
Tras estos sucesos, los dos hermanos resolvieron fundar una ciudad. Decididos a que los dioses eligieran al fundador a través de los auspicios delimitaron una zona del cielo con el bastón curvo que, desde entonces, llevarían como emblema los augures. Cuando se presentó a Rómulo el doble número de buitres que a Remo, aquél consideró que la divinidad lo había designado fundador de la ciudad, que quedó inaugurada tan pronto como se le dio el nombre de Roma y la liberó de presencias sobrenaturales.
El ritual etrusco continuaba con la excavación de un pozo al que se arrojaban las primicias de la fundación y un puñado de tierra de la patria de la que procedían los primeros colonos (origen de la actual “primera piedra”???)
Desde este lugar, Rómulo trazó el “sulcus primigenium” con un arado al que iban uncidos una vaca blanca y un buey negro.
Remo, en un acto de soberbia, saltó los límites sacralizados de la ciudad y Rómulo le dio muerte sin que su hermano llegase a la edad adulta, e incapaz de someterse a las leyes de lo civilizado.

Rómulo quedó solo en una Roma habitada únicamente por hombres y formó un consejo de cien ancianos, el Senado, seleccionó a los tres mil hombres más hábiles en el manejo de las armas y a los trescientos jinetes más expertos; nacia así la primera legión.
Resuelto a remediar la falta de mujeres, convocó unos juegos en el Circo Máximo, invitando a los pueblos vecinos. En medio de la competición, se alzó y abrio su capa teñida de púrpura, señal convenida con sus hombres para el rapto de las sabinas.Cuentan que un día, de repente, el rey de Roma desapareció, tragandoselo la noche en las afueras de Roma, sin que nadie volviese a verle. Contaba con 54 años de edad y 38 de reinado.


Resumen realizado de un artículo de la revista "Historia National Geographic", Nº 6.

3 comentarios:

Afrodita dijo...

Muy bueno, gracias, :)

Anónimo dijo...

lo que aprende una:|
gracias tibu...

Anna

Anónimo dijo...

GRACIAS TIBU ..NUNCA HABIA LEIDO ESTA HISTORIA..ME GUSTO MUCHO ...NUSKI

Mas Que Sorprendente Reloj: