Lokos y Xifladas

Lokos y Xifladas

jueves, 15 de mayo de 2008

Cajun.


Sus raices se remontan hasta alrededor de hace 400 años cuando un grupo de viajeros franceses comenzó a construir sus hogares en el área hoy conocida como Nova Scotia, Canadá. Este grupo venia buscando alivio de la opresión religiosa y económica en el Oeste de Francia. Al llegar al Nuevo Mundo, aprendieron mucho de la cultura indígena micmac. De estos, no sólo aprendieron cómo sobrevivir en un territorio nuevo para los franceses; además, fueron testigos de una forma de organización social que reconocía la igualdad de todos y otorgaba el poder según el mérito personal y no por herencia, como en Europa. Rápidamente, los inmigrantes crearon una identidad distinta a cualquier otra y llamaron a su nueva tierra "L¹Acadie", que vino de la palabra micmac que significaba "tierra de la abundancia". De ahí que ellos llegaron a ser conocidos com o "Les Acadiens" o Acadians" (en inglés) siendo indiscutiblemente producto de este nuevo mundo. Aunque todavía conectados por la lengua, ya no eran franceses. Al ser LAcadie un lugar muy estratégico para la continua lucha entre franceses e ingleses por el control del Atlántico Norte, pasó a ser territorio de unos y otros varias veces durante los siglos XVII y XVIII. A pesar de la turbulencia, los Acadians mantuvieron su identidad, negándose a jurar a cualquiera de los dos reyes.
Tras algunos años en que el territorio había pertenecido a los ingleses, estos decidieron resolver el problema de una vez por todas. Engañaron a los Acadians, citandolos a una supuesta reunión pra discutir los impuestos. Una vez en el lugar citado, los encarcelaron y los pusieron en barcos con destino a colonias inglesas y prisiones. A pesar de este intento de exterminarlos que se hizo más evidente al asignar el territorio de LAcadie a Nova Scotia (Nueva Escocia)(los Acadians, gracias a su determinación, encontraron la manera de sobrevivir: algunos se escondieron en el bosque cercano a LAcadie; otros hicieron terribles viajes por mar; algunos fueron encarcelados en Inglaterra y el resto fueron enviados a Francia, donde sufrieron rechazo y desprecio.
Mientras tanto, los españoles querían poblar el territorio de Louisiana con personas que no fueran ingleses, ya que estos últimos se estaban acercando demasiado a las fronteras. Dieron a conocer que ahí recibirían a los Acadians, quienes comenzaron a llegar desde diferentes partes del mundo. El último grupo significativo llegó de Francia en siete barcos contratados por el gobierno español en 1785. Al ser Louisiana un territorio nuevo para los Acadians, otra vez aprendieron de los pueblos indígenas a adaptarse. Empezaron a sembrar, cosechar y criar animales, haciendo suya la tierra, unque su territorio cambiara de dueño de los españoles a los franceses y después a los americanos.
Los Acadians estaban dispuestos a mantener viva su cultura, y su forma de hacerlo fue estar abiertos a otras influencias, o sea, siendo inclusivos, no exclusivos. Además de la influencia indígena, hubo gran influencia de africanos, españoles, irlandeses, alemanes, etc. la influencia española, por ejemplo, se puede encontrar en los apellidos como Ortega y Romero, que hoy en día se consideran 100% cajun.
Con estas transformaciones, la palabra francesa Acadiens cambió gradualmente a Cadjians. En inglés, la palabra Acadians se convirtió a Cajuns. Hoy, el pueblo cajun está intacto, y la gente habla casi la misma lengua que hablaron sus ancestros hace 400 años. Esto es una gran hazaña, pues están rodeados de un país tan grande como lo es Estados Unidos de América. Además de su lengua, han mantenido su comida, arquitectura y folklore.. Sin embargo, quizá el elemento más conocido de la cultura cajun sea la música. Música y baile tradicional cajun La música muestra lo mejor de la cultura cajun. Hace treinta años no tenía que un público local; hoy tiene aficionados por todo el mundo. Es una música fuerte y apasionada que no evade una comunicación honesta y directa. Normalmente se toca para bailar, sea en casas tradicionales de baile o en clubes más modernos. Casi todos los bailes son de dos pasos, valses o un estilo que se llama "de un paso" que tiene influencia del blues. Se trata de hacer fáciles los bailes para que todos puedan participar. Como en los bailes tradicionales de muchos otros lugares, es más importante la interacción entre las parejas que el despliegue de técnica. El violín es el instrumento cajun más antiguo. Tal vez le de a esta cultura la mejor manera de expresarse. El acordeón ditónico, que entró a la música cajun por el lado de Texas a finales del siglo pasado, también es popular. Se usa admás la guitarra, básicamente rítmica, y el triángulo. Algunos grupos modernos incluyen también bajo eléctrico y batería. Las letras tradicionales pueden ser improvisadas. En fin, la música y la letra se combinan para crear una música bailable que sirve como antídoto a la preocupaciones. Como mucha música tradicional en este siglo, la música cajun ha sufrido un desprecio. Estaba casi en el olvido cuando un violinista llamado Dewey Balfa decidió tomarla en sus manos y rescatarla del peligro de extinción. Junto con sus hermanos, la llevó a foros internacioales, lo que inspiró a la gente cajun para mirarla y apreciar algo que casi perdían. Después de tocar durante una década en festivales fuera de su lugar de origen, incluyendo una presentación den México, D.F., Dewey contribuyó en la fundacion del primer festival "Acadies" en Lafayette, Louisiana, en 1974. Este festival presentó la música cajun con un orgullo nunca antes visto en esa región, logrando un renacimiento cultural completo. La música que en eun tiempo los avergonzaba, pronto lletgó a ser motivo de orgullo para los cajuns jóvenes y viejos. La cultura cajun hoy Hoy, la cultura cajun tiene renombre, y la gente habla de us identidad con gusto. A pesar de haber sobrevivido casi 400 años, es hoy cuando se encuentra amenazada por uno de sus enemigos más terribles: la televisión americana, fortísima asesina de culturas locales. Pero parece que la guerra se está ganando, pues muchos de los jóvenes ya se enorgullecen de su herencia cultural, incluyendo el hablar su propia lengua. ¡Qué contrastecon los años 50 y 60 cuando se castigaron estudiantes por hablar el francés cajun! Hoy en día, existen escuelas donde se imparten todas las materias en esta lengua resucitada. Este renacimiento cultural ha atraido mucha atención sobre el pueblo cajun. Aunque esto es bueno, tal vez no sea suficiente. Una esperanza sincera de Dewey Balfa era que su trabajo inspirara a otros pueblos, a otras culturas. El esperaba que, al verlo amar con orgullo a su cultura, gente de otras partes del globo pudiera sentir algo similar por la propia. Si la historia de los cajuns ayuda a lograrlo, sería un éxito ante los ojos de Dewey aunque ya no viva para verlo.

Para saber más: http://thecatholicpriest.com/The_Cajun_Page.html En inglés.
Pillado de Wikipedia, imagenes mediante Google.

2 comentarios:

Afrodita dijo...

Lo lei esta mañana y no me dio tiempo a comentar nada, admiro a la gente ke luxa por conservar su escencia.. su herencia, bien por la cultura Cajun.. y un aplauso a ti, por tan buen articulo.
un beso ....!!!!

Anónimo dijo...

muy bueno tibu , siempre encuentras cosas muy interesantes ..besitos
nuski

Mas Que Sorprendente Reloj: